Fisioterapia

Músculos Intercostales: Contracturas y tratamientos

Publicado por Fisios por el Mundo

La respiración es un mecanismo que no solo involucra a los pulmones, compromete a muchas estructuras del cuerpo, la mayoría de ellas relacionadas con el tórax, por ejemplo  hay fuerzas de acción para que la caja torácica se expanda y se contraiga, músculos que realizan una acción importantísima para respirar, a pesar de su escaso volumen.

En este caso entra en escena nuestro protagonista de hoy, los intercostales.

¿Qué son los músculos intercostales?

Parece ser que si el músculo no es aparentemente grande ni se puede palpar con facilidad, no existe. Pero lejos de esta creencia lo cierto es que hay muchos más músculos ocultos que “visibles”.

Los intercostales son músculos de forma laminar superpuestos unos de otros con diferentes direcciones de fibras, que como su nombre indica están situados en la zona antero-lateral de la parrilla costal (costado o tórax), en el espacio intercostal (entre las costillas vecinas).

Los límites son: la articulación costotransversa en la zona posterior, el esternón y el cartílago costal en la zona anterior (delante). Todo esto dificulta su palpación directa (aunque se pueden masajear) y los convierte en un verdadero quebradero de cabeza para tratar.

La principal función de estos músculos es ayudar y/o realizar los movimientos respiratorios, esto quiere decir que cualquier alteración en estos músculos puede  repercutir de forma directamente con la respiración.

Intercostales internos, medios y externos

Se diferencian, como ya hemos comentado antes, porque dependiendo de la capa que se encuentren la dirección de las fibras cambiará. Estas capas musculares son tres: intercostales externos, intercostales medios e intercostales internos.

  • Intercostales internos: Al igual que en el intercostal medio el sentido de sus fibras es hacia caudal y dorsal, es la capa más profunda y se inserta en el borde interno de la costilla (en la cara profunda).
  • Intercostales medios: Están ubicados entre el externo y el interno, la dirección de sus fibras es caudo-dorsal y forman parte de una continuación del intercostal interno.
  • Intercostales Externos: Es la capa más superficial, la dirección de las fibras es hacia caudal y ventral. Son los músculos más grande de los tres, abarca casi toda la parrilla costal.

Desgarro y contractura de los músculos intercostales

Saber si tienes una alteración, un desgarro o contractura en estos músculos no es muy difícil, pues el dolor es bastante llamativo. Empieza como un dolor sordo y termina siendo un dolor intenso (suele aparecer bastante dolor, además de forma punzante), casi constante, puesto que se acentúa a la respiración (tanto inspiración como espiración) y al movimiento del tórax.

Es bastante molesto sufrir una contractura de los músculos intercostales, provoca bastante dolor que puede llegar a irradiarse en otras zonas (despista en ocasiones)  y esto limita la función de la respiración (aunque esto depende del grado de contractura) y realizar esta tarea se convierte en un auténtico calvario.

Aunque no deja de ser una simple contractura su tratamiento se ve obstaculizado por la dinámica de estos músculos (son bastante activos, no paran de moverse) y por su localización, poco accesible.

Cierto es que las contracturas intercostales son más comunes de lo que uno puede pensar y no solo si practicas deporte de alta intensidad, si no que pueden aparecer por malas posiciones o por cambios de temperatura bruscos.

El problema radica en que el diagnóstico no está claro, a veces estas dolencias se pueden confundir con un esguince intercostal (inflamación de los ligamentos costales), un atrapamiento de los nervios (neuralgia intercostal) que transcurren por esta zona o un desgarro de la musculatura.

Incluso muchas veces estos problemas están relacionados (como si de una suma se tratase), comienza uno y se suma el otro a la fiesta.

Así pues, una buena valoración es primordial, cuantas más cosas se pregunten en la entrevista clínica más dudas despejamos sobre las causas y los problemas que se han sumado.

Tratamiento para contractura intercostal

Como hemos comentado arriba hay que diferenciar bien, pues no es  lo mismo trabajar contra un desgarro que contra una simple contractura muscular.

Lo primero que se debe hacer es optar por el reposo y analgésicos para remitir el dolor, una vez el dolor haya remitido hasta el punto que se pueda mover de forma aceptable (en caso de que no se pudiera mover antes por dolor), esto suele ser a los dos días, el profesional optará por relajar la musculatura y devolverla a su tono, movilizar estructuras poco móviles, estirar la musculatura de la espalda y darle una serie de indicaciones.

Si el problema es un desgarro intercostal, el tratamiento cambiaría en gran medida y seguramente aumentarán los tiempos de tratamiento.

Duración de una contractura en la zona intercostal

En principio con reposo y algunos analgésicos el dolor debería remitir en un par de días, en caso de que fuese una contractura leve. Pero debido a la complejidad de estas estructuras, esto no es tan exacto. Si hay más problemas añadidos, este simple problema podría llegar a durar semanas o incluso meses, si no se trata como es debido.

Nuestra recomendación es obvia, ya que te vas a dar un susto por lo escandalosa que es esta lesión ¡aprovecha y busca un buen profesional!

Dolor Costal: El Diagnóstico

Es muy importante hacer un buen diagnóstico diferencial, debido a que el dolor en un costado puede deberse a patologías de mayor gravedad que una simple contractura.  En general las causas de un dolor costal a parte de lo comentado pueden ser:

  • Neumotorax
  • Sindrome de distrés respiratorio
  • Neumonia lobar

Dependiendo de si es lado afecto es derecho o izquierdo las causas son más florales.

Dolor costal izquierdo

  • Afecciones gástrica
  • Problemas en el bazo
  • Infecciones renales
  • Aneurisma de la aorta torácica
  • La colitis ulcerosa
  • Afecciones intestinales

Dolor costal derecho

  • Los tumores suprarrenales.
  • Tumores renales.
  • Tumores de intestino grueso.
  • Colon ascendente
  • Ciego
  • Tumores o quistes ováricos.
  • Herpes zoster
  • Vesiculo patias

Esperamos haberte ayudado. Si queréis compartir vuestras dudas u opiniones de este artículo, déjanos un comentario:

Sobre el autor

Fisios por el Mundo

6 Comments

Deja un comentario