Fisioterapia

De Fisioterapeuta a Kinesiólogo. Mi experiencia en Chile

Publicado por Fisios por el Mundo

Siempre pensé que encontraría la manera de relacionar dos de mis mayores pasiones, como son el viajar y mi profesión, la fisioterapia. Lo que no sabía, era que iba a tener la oportunidad de lograrlo incluso antes de terminar la carrera.

Por suerte, desde muy pequeño he tenido la oportunidad de viajar bastante. Durante la etapa de instituto, se me presentó la posibilidad de hacer 4 intercambios en 4 países diferentes de la Unión Europea y, sumado a otros viajes con amigos y familiares, he estado siempre alimentando mis ganas de seguir recorriendo mundo y vivir nuevas experiencias.

Echándole mucho morro, como la mayoría de veces que consigues lo imposible a priori, conseguí que me dieran la Beca Destino del banco Santander junto a un compañero de mi clase en la universidad, para ir a hacer prácticas obligatorias del último curso a la Universidad de Valparaiso, Chile. ¿Por qué Chile? Gabri y yo teníamos ganas de irnos lejos, y ya que lo íbamos a hacer nos fuimos lo más lejos posible. Bueno, eso y que por ahí se dice que Chile es más seguro que sus países vecinos…

Sin darnos cuenta llegó el momento y en pocas horas conseguimos viajar en el tiempo y presentarnos en Valparaíso, V Región de Chile.

LLEGADA Y RELACIÓN CON LA UNIVERSIDAD

Siempre que viajas a otro país te quedas con detalles que no estás acostumbrado a ver en el tuyo, y si ya te pasa viajando por Europa donde todos los países “siguen una misma línea”, cambiando de continente ya ni te cuento. Por desgracia, siempre tenemos más prejuicios de lo que nos pensamos y los primeros días recuerdo que íbamos más con miedo que con otra cosa, pero eso no nos impidió salir de casa y empezar a recorrerlo todo.

Poco tiempo hizo falta para darnos cuenta de que la gente en Sudamérica es mucho más abierta, amable, cercana y hospitalaria (no quita que en todos los lados haya gente así, pero si has ido a Sudamérica sabes de lo que hablo).

Desde que nos pusimos en contacto con la Universidad de Valparaíso, todo se volvió más fácil. La relación que tienen los alumnos con el profesorado es muy estrecha. Además de las maneras y las costumbres de los chilenos, el hecho de que allí la universidad pública sea bastante más cara que en España (ni te hablo de la privada), ha conseguido que las clases no estén tan llenas como acostumbramos a ver en nuestro país. Por regla general, pagar la matrícula anual de tu hijo en Chile para que vaya a la universidad supone para una familia una nueva hipoteca. Se dice que en Sudamérica existe más desigualdad social que en Europa, por ejemplo, y esta diferencia de precios es un potenciador de ello.

“Si la matrícula en España para estudiar Fisioterapia ronda los 1.500 Euros, en Chile más o menos está en 3.000.000 de Pesos Chilenos (4.000 euros aproximadamente)”.

De todas maneras, esta relación tan cercana entre profesor y alumno nos llamó mucho la atención. Notamos que los profesores tenían muy buena relación entre ellos y siempre cooperaban para todo lo que estuviera relacionado con la clase y sus alumnos. Además, vimos muchísimo más papel activo por parte del alumnado en las clases. Todos habréis escuchado la frase de que en la universidad los profesores no se saben tu nombre y eres un número más, pues allí esa frase no hacía para nada justicia.

PRÁCTICAS COMO KINESIÓLOGO

Si le habéis pegado un ojo al VÍDEO que hemos subido en el CANAL DE YOUTUBE, habréis visto por qué insisto en que el centro donde nos tocó hacer las prácticas obligatorias era bastante peculiar y diferente a lo que estamos acostumbrados a ver aquí en España.

Nos tocó ir a Quintero, un pueblo que se encuentra a unos 30 minutos en coche (50 en microbús) de Viña del Mar. Al principio estábamos algo moscas con lo que nos había tocado ya que nos tocaba meternos un buen madrugón, pero a los pocos días ya estábamos encantados con AGRADIS, una organización vecinal y de socios sin ánimo de lucro, donde se trabaja la Kinesiología y la mayoría de veces el paciente se va a casa sin necesidad de haber pagado su sesión.

Todo el material que encontrábamos en este centro estaba ahí gracias al vecindario. La mayoría de cosas se habían elaborado con objetos de segunda mano, o eran cosas que la gente ya no iba a utilizar y las llevaba allí para que toda la comunidad de Quintero se beneficiara de ello.

Recuerdo que solamente disponíamos de algunas lámparas de infrarrojos y un aparato TENS muy muy antiguo.

“Mi compañero y yo llegamos a la conclusión de que quizás no habíamos aprendido mucho en cuanto a técnicas y vanguardia en fisioterapia, pero si en apañarnos para tratar a los pacientes solamente con nuestras manos y el ejercicio terapéutico”.

DIFERENCIAS EN CUANTO A PATOLOGÍAS

No os quiero vender esto como si me hubiera ido a otro planeta ni mucho menos, pero sí que es cierto que notamos un cambio en cuanto a la prevalencia de algunas patologías y los mecanismos lesionales de estas.

Hay una anécdota que he contado muchas veces, y es la de que mi primer paciente fue un joven con la mano en garra, debido a la afectación del plexo braquial tras haber sido apuñalado en la zona axilar. Llevando pocos días en Chile y aún con el susto metido en el cuerpo, tener este primer encontronazo no ayudó mucho.

En general, vimos que la mayoría de lesiones de tipo traumatismo se podrían haber evitado aumentando la seguridad tanto laboral como en las tareas del hogar. Nos encontramos con varios casos de pacientes que habían sufrido una caída desde su tejado mientras estaban haciendo obras, incluso un par que habían sufrido quemaduras y amputaciones por culpa de la corriente de cables manipulados sin protecciones ni guantes.

DESFILAMOS Y SALIMOS EN EL PERIÓDICO

Como en muchas otras comunidades en Chile, en Quintero una vez al año todas las corporaciones y asociaciones del pueblo salen a la calle para desfilar en grupo delante del alcalde y otros cargos públicos, lo que se traduce en una fiesta y una excusa para pasar el día entre amigos y familiares

¡Ese día estuvimos con AGRADIS desfilando!

Al estar en un pueblo y no en una gran ciudad, como son Valparaíso y Viña del Mar, no tardó en correr la noticia de que dos españoles estaban en Quintero trabajando como kinesiólogos, además de colaborar con otra asociación de la que ya os hablaré más adelante haciendo un voluntariado.

Un día recibimos una llamada y acabamos saliendo en el periódico de la comunidad.

3 MESES PEGADO A UNA MOCHILA

Evidentemente, estando a tantos kilómetros y teniendo muy presente que sólo se vive una vez, aproveché para viajar todo lo que pude y más.

Sudamérica es un destino perfecto si quieres ver a la naturaleza en su máximo esplendor. Si os habéis fijado, Chile es un país enorme en cuanto a longitud, aunque no en anchura, de manera que en 15 horas casi no has llegado al norte del país, pero basta poco más de 2 horas para pasar la frontera con Argentina. Esto provoca que encuentres diferente clima, vegetación y fauna en función de a qué altura te encuentres del país. Al norte encontramos el desierto de Atacama, caracterizado por ser el desierto más florido del mundo. En cambio, llegando al sur te encuentras con la Patagonia, Tierra del fuego y Fin del Mundo, donde llueve la mayoría de días a lo largo de todo el año.

Estuvimos en San Pedro de Atacama conociendo el desierto, y cruzamos al Bolivia hasta llegar al Salar de Uyuni, el salar más grande del planeta.

Recorrimos gran parte de Chile, pero me quedo con el viaje que hicimos a Chiloé, un conjunto de islas que queda bastante al sur, antes de llegar a la Patagonia, pero donde las lluvias también dejan todo verde a su paso.

También recorrimos el sur de Peru y subimos hasta Cuzco para visitar Macchu-Picchu, e hicimos todo el recorrido a pié, ni trenes ni autobuses ni ná de ná. Sobran las palabras para describir ese viaje, en el que también aprovechamos para visitar Puno, el lago más alto del mundo (5.000 metros aproximadamente sobre el nivel del mar).

Cruzamos a Argentina en un par de ocasiones, ya que desde Valparaíso Mendoza nos quedaba prácticamente al lado, e hicimos un buen trecking por las faldas de Aconcagua.

Finalmente, bajamos hasta la Patagonia, para recorrer el circuito del Parque Nacional de las Torres del Paine, y cruzar al lado argentino, pudiendo ver el glaciar Perito Moreno y subir hasta el Chaltén.

INTENTA CONSEGUIR UNA BECA

Te animo a que te informes constantemente sobre las posibilidades de conseguir una beca para ir a estudiar o hacer prácticas en otro país, o conseguir un Erasmus. Creo que es una experiencia que te hace crecer tanto a nivel profesional como personal.

Sé que al principio todo es un jaleo y hay mucho papeleo por delante, pero cuando te largues habrá merecido la pena.

En mi caso, no hay día que recuerde Sudamérica y a la gente que me dejé allí, pero me da fuerzas y energía para seguir trabajando en mi profesión con ilusión y bueno, en parte tuvo mucha culpa en poner en marcha Fisios por el Mundo y todo lo que se viene por delante.

Marco Clavero

Colegiado 5945

 

Sobre el autor

Fisios por el Mundo

1 comentario

  • Buenas! Yo soy fisioterapeuta ya, y voy a pasar una temporada a Chile, concretamente a Temuco. Me preguntaba si sabeis de alguna asociación u organización en la que poder echar una mano de manera voluntaria o remunerada por allí . Muchas gracias!

Deja un comentario